Alimentación: el desayuno es más que la primera comida del día

Noviembre 7, 2018
por
Max Lashes

imagen de post



Nada te hará engordar más rápido que dejar de desayunar. Sí, por tonto o insignificante que parezca, respetar el desayuno y el almuerzo te dejará tener un mejor control de tu metabolismo.

También es importante educar a tu estómago con horarios y una buena hidratación, para digerir más de una vez al día.

Este asunto a veces es un poco fastidioso porque no estamos pendientes de hidratarnos todo el tiempo; sin embargo, debemos tenerlo como parte de nuestra rutina diaria, así como cuando nos cepillamos los dientes o nos desmaquillamos.

A veces nos equivocamos y pensamos que estar sin desayuno nos hará sentir mejor o sentirnos más esbeltos al amanecer.

Nos aguantamos el hambre para lucir un cuerpo “delgado” durante el día, pero solo estamos provocando un desequilibrio proteínico.

Agotamos nuestra energía y anticipamos una lenta digestión de la próxima comida.

Cómo nos afecta saltarnos el desayuno

De todas maneras, si aguantamos hambre nadie notará que estamos más ligeros, solo nos dejará de mal humor y hasta con gastritis.

Si estamos muy apurados o no tenemos tiempo (en el peor de los casos), podemos comer alguna fruta fresca en el camino o tener en nuestra oficina alimentos como galletas de avena, barra de fibra, etc.

El desayuno nos permite hacer múltiples combinaciones, caldos (calientes), harinas, frituras, cereales, bebidas calientes y frías (con o sin azúcar), y el tan anhelado postre; solo imagínalo.

Pero, nunca es bueno quedar repletos, comamos siempre hasta sentirnos llenos y no hasta sentirnos repletos.

¡Usa tu creatividad! Y encuentra tu deliciosa opción. El horario de desayuno también es importante, trata de respetar siempre tu planificación.

Deja de lado las cenas fuertes

Debes ir disminuyendo esas exageradas cenas, comiendo algo simple como una tostada integral o pan árabe con jamón de pavo, mejor si es a las 7:00p.m. o dos horas antes de acostarte.

Ten en cuenta lo siguiente: no trasnocho, no alcohol, no cigarrillos, no sustancias energizantes, no exceso de conservantes, no exceso de condimentos, no exceso de sal ni de azúcar.

Hidrátate constantemente

Recuerda que el agua es insustituible, por nada del mundo debes dejar de hidratarte durante el día, además es un excelente aliado en los momentos de alta ansiedad.

Procura tomar líquidos media hora antes de comer, o una hora después de haber comido, esto también regula tu digestión. ¡No hay excusas!

¿Te sientes cansada? Prueba bebiendo agua y oxigena tu cerebro, hay muchos refrescos y líquidos que no son igual de beneficiosos, varios contienen cafeína, y sobre todo perjudican a las gestantes.

Más que un consejo de belleza, son ganas de conservar los cuidados naturales, y saber lo que te complementa para realmente mantenerte saludable.

RESERVA TU CITA

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *